sábado, abril 19, 2014

El Ken humano es anatómicamente correcto

Nadie mejor que él para aclararlo. Puede que los Ken de plástico no sean anatómicamente correctos, pero la versión de la vida real del novio de Barbie sí viene cien por ciento equipada... ¿Qué queremos decir? Pues que el "Ken humano", Justin Jedlica, sí tiene pene.

En una entrevista con Daily Beast, el hombre de 33 años dice que los "haters" muchas veces le preguntan si quiere cortarse los genitales para ser más parecido al juguete. "Y yo les digo que quisiera que mi pene estuviera arrastrándose por el suelo como un animé", dice entre risas.

Gastó 170 mil dólares en 149 cirugías cosméticas y 19 cirugías completas para mejorar su look hasta ahora, pero no cree que sufra de ningún desorden. "Mi concepción de mi cuerpo es muy realista. Creo que estoy bendecido por tener el cuerpo que tengo y la cirugía plástica simplemente se convirtió en algo que es divertido y cool".

"Quería tener un look que fuera inconfundible y si la gente está de acuerdo o no, no importa porque hice las cirugías para mí", dice al Daily Beast.

Sin embargo, cuando era joven, el Ken humano asegura que sí tenía como ídolo el look de Michael Jackson. "Tanto que quería emularlo".

Y Justin ha hecho eso de su propia forma llamando sus procedimientos "una inversión para mí mismo" y que toda esa atención "dispara mi confianza en mí mismo y eleva mi autoestima".

Se ha casado en matrimonio civil con su pareja desde hace cinco años que no tiene "ninguna queja" de sus cirugías.

Eso sí, no esperen que el Ken humano tenga una relación con la Barbie humana. Justin dice al Daily Beast que Valeria Lukyanova es una "ilusionista", quien "cuelga de dos hilos", con las cosas ofensivas que dice en público (como lo que declaró a GQ de que la mezcla de etnias ha causado una degeneración en los estándares de belleza).

"Por favor. Unas cosas muy raras sobre la gente multiétnica… No tiene consistencia y hace daño. Ella está afuera predicando básicamente el nazismo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada