lunes, julio 27, 2015

Bolivia ostenta Guinness con la morenada, el fútbol y una selfie

Mauricio Baldivieso Ferrufino debutó en el fútbol en una tarde paceña con el Aurora de Cochabamba. Una fuerte entrada del defensor contrario, que lo dejó tendido en el suelo unos instantes, fue un dato menor frente a lo que acontecía en los registros de este deporte. Con 12 años y 362 días cumplidos, el 19 de julio de 2009 Mauricio se convertía en el jugador más joven en debutar en un equipo profesional.
"Ha sido lo mejor que me ha pasado en la vida. Lo recuerdo siempre. Estaba muy ansioso de poder jugar. Es algo que va a estar marcado en la historia y que voy a poder contar a mis hijos, es un tesoro que tengo”, comenta orgulloso Baldivieso.

El suyo es uno de los récords Guinness que ostenta Bolivia en la actualidad. Cinco años antes de ese acontecimiento, con la melodía ventosa de 2.317 zampoñas, el país se adjudicaba el primer certificado de esta empresa internacional que registra las marcas insólitas.

Para el gestor cultural Napoleón Gómez Silva, la obtención de estas distinciones se da en el marco del reconocimiento y la revalorización de lo boliviano en el ámbito de la cultura internacional. En la actualidad, Gómez es presidente de la Organización Boliviana de Defensa y Difusión del Folklore (Obdefo).

"Estos certificados que nos otorgan a nivel mundial son un reconocimiento a Bolivia, a su cultura y folklore. Nos sentimos muy satisfechos del enorme trabajo voluntario”, destaca.

Zampoñas, bronces y charangos

Este impulsor del galardón en el país cuenta que la primera marca con certificado oficial fue la de "El mayor conjunto de zampoñistas”. El 24 de octubre de 2004 , 2.317 personas ejecutaron este instrumento de viento con seis melodías al unísono.

El 19 de febrero de 2006, en Oruro, 1.166 trompetistas tocaron al unísono en el festival de bandas, evento previo al famoso Carnaval de la capital del folklore. Mientras que el 20 de junio de 2009, 8.506 personas vestidas de rojo formaron un "corazón humano” en el estadio Félix Capriles de Cochabamba como mensaje de unidad para el país.

Por su parte, con sus 12 años Mauricio Baldivieso pisaba con sus botines el césped del Hernando Siles el 19 de julio de ese año. Mientras que el verde campo del estadio Víctor Agustín Ugarte, de la ciudad de Potosí, era testigo de la puesta en escena de 1.157 charanguistas que dieron el "concierto de los 1.000 charangos”, el 24 de octubre de 2006.

El sábado 18 de julio la empresa de tecnología Huawei, con sede en La Paz, decidió batir el récord de más personas etiquetadas en una selfie colectiva alcanzando las 268. De esta manera, la fotografía se convierte en la última marca de los Guinness que se registra en el país.
"Haber conseguido establecer un récord mundial Guinness le da un valor agregado sin igual a la marca Huawei y en particular a nuestro celular Huawei P7, con cámara frontal de 8 megapíxeles, que fue el equipo con el que se tomó la selfie que consiguió la mayor cantidad de personas etiquetadas en el mundo”, explica el gerente general de la marca, Ryan Zhang.
La gestión ante el Guinness

De los siete récords bolivianos contabilizados, cuatro se realizaron mediante la gestión de Gómez y la Obdefo. Gómez relata que existen dos vías para que un récord sea considerado por el Guinness: mediante la gestión particular de los interesados para que los agentes de esta empresa asistan y certifiquen cualquier marca y mediante el pago de una suma de dinero.

Acota que el pago e invitación "no garantizan batir el récord automáticamente”.

2.317 zampoñistas, el primer récord
Pasaron casi 11 años desde que el 24 de octubre del 2004 en La Paz, 2.317 zampoñistas hicieran resonar sus instrumentos de viento para conseguir el primer récord Guinness para Bolivia. La plaza San Francisco, ubicada en el centro paceño, fue el lugar escogido por los organizadores para lograr la hazaña. Este tipo de marca es catalogado por la empresa que otorga el galardón como "esfuerzo humano”.

El charango más grande del mundo
Un charango hecho de madera con 6,13 metros de largo por 1,13 metros de ancho es en la actualidad el instrumento de este tipo más grande del mundo.
La construcción de este instrumento musical fue gestada desde 2003 por cuatro personas cuya principal virtud es que trabajaron en equipo. La certificación oficial se dio el 25 de mayo de 2005 en Sucre. En la actualidad se exhibe en Villa Serrano.

El mayor número de trompetistas
El festival de bandas de Oruro es de por sí un atractivo para quienes visitan esa urbe días previos al Carnaval. Sin embargo, 1.166 trompetistas le dieron un toque adicional al conseguir la mayor representación de este instrumento de forma simultánea. El 19 de febrero de 2006 será una fecha recordada para los músicos, que supieron sincronizar sus melodías, y para los asistentes que presenciaron este récord.

El "corazón” más grande del planeta
En medio de un clima sociopolítico "particular” para Bolivia (época de la llamada Media Luna), se organizó en Cochabamba un evento sin parangón hasta el momento. 8.506 personas vestidas de rojo formaron un "corazón humano” y se posaron en el césped del estadio Félix Capriles para darle un mensaje de unidad al país. El récord fue registrado por la empresa Guinness un 20 de junio de 2009.

El récord de 1.157 charanguistas
Luego de conseguir la marca mundial del "charango más grande del mundo”, Bolivia quiso demostrar que este instrumento musical de cuerdas es tradicional. Por ello, el 24 de octubre de 2009, 1.157 charanguistas dieron un concierto por el que se logró el título de "La orquesta de charango más grande del mundo”. El evento se desarrolló en Potosí y tuvo repercusiones en el continente y en otros lugares.

La morenada de Guaqui en 2014
En una Entrada diferente, el 25 de julio de 2014 participaron 3.014 bailarines de morenada en la localidad de Guaqui a orillas del lago Titicaca. Según uno de los impulsores del evento, Napoleón Gómez, es la primera danza folklórica masiva en los Guinness. Este sábado 25 se recordó un año de la hazaña que fue la última, hasta el momento, que suscribe el nombre de Bolivia en el acápite de danza.





Baldivieso debutó a los 12 años
Con 12 años y 362 días cumplidos, el 19 de julio de 2009, Mauricio Baldivieso Ferrufino se convertía en el jugador más joven en debutar en un equipo profesional. Un partido entre Aurora de Cochabamba y el La Paz FC de la sede de Gobierno fue el inicio de su carrera. Corría el minuto 80 del partido cuando el técnico, y padre del jugador, optó por meterlo en el campo de juego. El hecho marcó a Mauricio "para bien”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada