miércoles, julio 19, 2017

Footgolf, Fútbol Bubble, 360Ball…



¿Cómo se juega? ¿Quién los practica? Quédense con estos nombres porque son deportes en claro auge, mezcla de modalidades que cada día ganan mayor número de practicantes...

Una combinación de fútbol y golf que da como resultado el Footgolf; una mezcla de pádel, tenis, ping-pong y squash en una pista circular bautizada como 360 Ball, o imitadores de Messi y Cristiano Ronaldo dentro una burbuja intentando meter goles bajo la denominación de Fútbol Bubble.

Son nuevos deportes que crecen con fuerza y que invitan a probar a muchos aficionados.

“Si ves una pista de 360 Ball o un video de esta modalidad deportiva, lo primero que piensas es ‘yo tengo que probarlo’, lo segundo, una vez que lo practicas, es en la estrategia a seguir para ganar a tus rivales, porque ya estás enganchado”, explica Javier de La Chica, máximo responsable de este deporte en España.

El auge y desarrollo del 360 Ball no para en países como Alemania, España, Francia, Holanda y Bélgica, pero especialmente en Sudáfrica, donde nació gracias a los hermanos Collins. Desde 2011 no ha dejado de traspasar fronteras.

“360 Ball es el único deporte igualitario al 100%”, explica De La Chica. “Nuestras competiciones son siempre mixtas y libres, es decir, pueden jugar una pareja del mismo sexo contra otra de dos sexos. Por sus características, al ser un deporte aeróbico y anaeróbico al mismo tiempo, es ideal para cualquier edad y cualquier sexo”.

Este deporte se juega en una pista circular con un disco central donde debe botar la pelota. Ya sea en individuales o dobles, una de las peculiaridades es que no hay campos distintos y cualquier jugador se puede mover alrededor del disco central según evolucione el partido.

Una burbuja de fútbol

La orientación también es muy importante en el Fútbol Bubble, una variedad del fútbol tradicional en el que los jugadores se meten en una burbuja. “Lo más importante es jugar con sentido común”, apuntan desde la empresa “Fútbol Bubble. Deporte en burbujas”.

Nacido en Noruega, esta modalidad de deporte, también conocida como Bubble Soccer, es una nueva forma de jugar al fútbol que se está convirtiendo en una actividad estrella en Europa y ya se proyecta por el resto del mundo.

Los jugadores se introducen en unas enormes burbujas con el objetivo de meter goles. Las burbujas solo dejan libres las piernas, pero son aptas para claustrofóbicos ya que, aunque te cubre la cabeza, no están totalmente cerradas, sino que el cilindro por el que se introducen hace que tengan la cabeza al aire libre y no exista la sensación de agobio.

Entre las reglas de este deporte está el “buscar el máximo contacto” con el rival. Las faltan no existen, apuntan desde “Fútbol Bubble. Deporte en burbujas”, aunque no se permite golpear la burbuja con el pie. “Aplicando el segundo común, la burbuja protege a los jugadores por lo que no tiene ningún tipo de peligro añadido. Este deporte tiene los mismos riesgos que cualquier otro que se realice en equipo”.

Footgolf: Fútbol y golf

¿Qué podría deparar un enfrentamiento entre Leo Messi y Tiger Wood? El resultado sería un ejercicio de imaginación: nada probable ver a ambos deportistas en un mismo escenario, pero posible si hablamos del Footgolf, un deporte que une fútbol y golf y que crece a pasos agigantados en todo el mundo.

Principalmente en Argentina donde su auge está llamando la atención, sobre todo desde que organizó el segundo Campeonato Mundial en 2016 con 23 países participantes —el primero fue en Hungría en 2012— y desde que ex futbolistas, como Gabriel Heinze, Ariel 'Burrito' Ortega o Juan Sebastián Verón, han probado este deporte.

Nacido en Holanda en 2009, esta práctica deportiva aúna precisión, fuerza y estrategia.

“El futbolista tiene la técnica necesaria para patear la pelota, pero el golfista cuenta con la concentración y la capacidad de analizar mejor la cancha”, explica Javier de Ancizar, presidente de la Asociación Argentina de Footgolf.

El Footgolf se juega con las mismas reglas que el golf: gana el que emplee la menor cantidad de golpes para completar el circuito, que incluso tiene agua y bunkers de arena. Ni qué decir tiene que el balón es de fútbol y el hoyo es acorde a la dimensión de la pelota.

“Es un deporte con un gran potencial, no tiene techo…. Creemos que en el corto o mediano plazo va a ser reconocido por el Comité Olímpico Internacional como deporte”, añade De Ancizar. •



No hay comentarios:

Publicar un comentario