jueves, mayo 25, 2017

Héroes y villanos se unirán esta noche en la octava marcha Friki



Los marchistas no reclamarán algo a las autoridades. En vez de petardos lanzarán juegos pirotécnicos y en lugar de pancartas portarán sables de luz, porque esta noche fans de películas, novelas y videojuegos se unirán a la octava Marcha Friki en La Paz.

En una sede de gobierno acostumbrada a las manifestaciones, todos los 25 de mayo, desde 2009, los frikis, geeks o simplemente fans recorren El Prado: desde la Plaza del Estudiante hasta el Monje Campero y de regreso hasta la Plaza del Bicentenario.

Se trata de un evento que siempre crece, aseguran los organizadores Roly Morales y Cristian Camacho, quienes también convocaron a la primera, en 2005. “Cuando comenzamos éramos muy pocos, a lo mucho 30 integrantes de los clubs de Star Wars y Harry Potter. Para el año pasado ya contábamos con más de 200 participantes”, contó Morales.

Una señal de este incremento es el interés que se manifiesta en las redes sociales. Ya desde abril los habituales esperan con ansias la convocatoria. Por eso, los organizadores no necesitan más promoción que la cuenta de Facebook del evento.

Una de las razones, consideran los organizadores, es que los frikis bolivianos van tomando conciencia de que “no están solos, que hay muchas personas como ellos que disfrutan con esa película, esa serie, ese videojuego o cómic que tanto les gusta”, agregó. Esto refleja uno de los principales objetivos de la marcha: el permitir que este sector de la población demuestre sus aficiones con orgullo y sin miedo, que conozcan personas como ellas y que se visibilice este sector de la cultura popular.

Ése fue el objetivo de la primera Marcha Friki, que se realizó en 2006 en Madrid. Con el paso de los años, la actividad llegó a varios países de Latinoamérica, como Chile y México. Se eligió el 25 de mayo porque en ese día, en 1977, se estrenó la cinta original de Star Wars: Una nueva esperanza y con ella el fanatismo por la saga.

Video Impresionante rescate de un niño que cayó a un pozo


Durante aproximadamente 10 horas, rescatistas de la ciudad de Roşiorii de Vede, en Rumania, estuvieron trabajando para rescatar a un niño de 2 años que cayó accidentalmente a un pozo de 16 metros de profundidad.

A través de todo un sistema de poleas, pudo ser rescatado el pequeño, que tenía el agua hasta su cintura en el fondo del pozo, según informó el portal Cooperativa.

Los hechos ocurrieron hace más de un mes. Sin embargo, el video que muestra explícitamente todo el proceso, ha sido compartido en las redes sociales cientos de veces y le sigue dando la vuelta al mundo.

Teniendo en cuenta que el conducto del pozo era demasiado angosto, entre 30 a 35 centímetros de diámetro, fue necesario que otro niño, que tuviera el tamaño necesario, entrara al conducto y con ayuda de las poleas sacara al niño.

Finalmente, el pequeño fue rescatado y el primero que lo tomó en sus brazos fue su padre, quien lo llevó de inmediato a que le prestaran la atención médica necesaria.

Si quieres saber más detalles mira el video.

miércoles, mayo 24, 2017

Compró un anillo con un diamante por 15 dólares



Un anillo con un diamante facetado, adquirido en los años ochenta en un mercado de pulgas por 15 dólares,

será subastado por Sotheby’s en 454.000.

Lo reportó ayer el sitio de Internet de la cadena BBC. Según la fuente, la propietaria del anillo, comprado hace treinta años, siempre pensó que el diamante era en realidad una piedra de fantasía.

De hecho, durante tres décadas lo usó a diario sin saber que llevaba una fortuna en la mano hasta que le dio curiosidad.

Se trata de un raro diamante de 26 quilates, del siglo XIX (en esa época no eran cortados para mostrar su brillantez y claridad).

Según la casa de subastas, es justamente el estilo de tallado del diamante, que “lo hace ligeramente más opaco” respecto de las técnicas de pulido modernas, lo que llevó a la propietaria del anillo a pensar que era una pieza de fantasía.

Sotheby’s estima que el valor del anillo es de 454.000 dólares; sin embargo los investigadores indican que podría vale un poco más de lo previsto a simple vista.

Video Hombre evita atraco por sus habilidades como conductor


En Johannesburgo en Sudáfrica, mientras un hombre intentaba parquear su carro en frente de una construcción, unos delincuentes que se acercaron, no contaron con su habilidad para manejar su auto.

Se trata de un intento fracasado de atraco, en donde el principal objetivo era quitarle el automóvil a su dueño, un Porsche blanco. Sin embargo, este con dos movimientos claves pudo escaparse, según informó el portal Excelsior.

Un video capturado por una cámara de seguridad, muestra el momento exacto en que los delincuentes se acercan a su víctima. Además, se aprecia cuando uno de ellos sale del auto con un arma y trata de amenazar al dueño del Porshe.

Posteriormente, se ve las maniobras que realiza el conductor con su auto. Finalmente, pudo escapar enfrentando el hombre que lo amenazaba con un arma.

La grabación fue compartida en YouTube por un canal llamado 'CICA - Crime Intelligence & Community Awareness'. Hasta ahora, ha sido compartido cientos de veces y ya completa más de un millón de visitas.


Leche de burra para el queso más caro del mundo: 1.000 euros por kilo


Una granja en la reserva natural de Zasavica, al oeste de Belgrado, guarda el secreto de la receta del queso más caro del mundo. Elaborado con leche de burra, el precio de este exclusivo manjar se sitúa en 1.112 dólares por kilo.

La escasez de leche de estos animales y la dificultad del proceso de producción del queso hacen que este manjar sea tan exclusivo. Para elaborar un kilo de queso se necesitan 25 litros de leche y una burra sólo da unos 20 litros de leche por año, más o menos la misma cantidad que una vaca lechera europea produce cada 24 horas.

"Hemos logrado producir el primer queso de leche de burra del mundo. Es el más caro en la lista de los quesos, con 1.000 euros por kilo", explica Slobodan Simic, desde 1997 director de la reserva. "Muchos lo han intentado (copiar) pero nadie más lo ha logrado hasta ahora", asegura responsable de la granja de burros. De las 190 burras -de una raza autóctona de los Balcanes- que viven en la granja de Zasavica, sólo una veintena está siempre disponible para dar leche y son ordeñadas a mano.

La propia característica de esta leche hace que el proceso de elaboración del queso sea especialmente difícil. "El problema es que leche de burra sólo tiene entre un 0,5 y 1 % de grasa y no tiene la caseína que coagula la leche", explica Simic, que recuerda que cuando se planteó la posibilidad de producir queso de burra, consultó con distintos expertos en la materia y todos le dijeron que era imposible.

"Para mí se convirtió en todo un desafío", dice Simic, quien recurrió finalmente a Stevan Marinkovic, un especialista serbio en productos lácteos, quien logró dar con la fórmula adecuada para hacer queso de burra. El secreto de Marinkovic es añadir algunos aditivos y agregar hasta un 40 % de leche de cabra. Pero en todo caso, destaca Simic, la receta exacta del queso de burra "es un secreto absoluto".

"Hacerlo requiere conocimientos y mucha atención. No es fácil producir algo que otros no pueden", cuenta con orgullo. El exclusivo producto, un queso blanco y blando, se conserva durante unos seis meses. "Por su composición, el queso es una esencia, es muy fuerte. Unos 50 gramos son suficientes para que lo caten hasta diez personas", asegura Simic.

El queso se vende en paquetes de 50 gramos, que cuestan entre 50 y 63 euros, dependiendo del envoltorio, y se puede adquirir directamente en la granja Zasavica o por Internet. De momento, Simic no vende más de cuatro kilos de su queso por año y los compradores suelen ser turistas extranjeros, que pasan por la reserva natural. Simic espera que las autoridades serbias incluyan pronto la leche de burra en la lista de productos lácteos de libre comercialización, para producir y vender a mayor escala.

"Tenemos ya encargos de Rusia, Italia y de otras partes del mundo", explica el responsable de la granja, cuya capacidad de producción es de unos 50 kilos de queso de burra por año. Aunque la idea de elaborar queso de burra es más reciente, Simic trabaja con la leche de esta animal desde 2006 cuando creó en Zasavica la primera granja de "burras lecheras" de los Balcanes.

En un principio esta leche se empleó para la producción de jabones, licores y cremas cosméticas rejuvenecedoras. Sus resultados son tales, explica Simic, que su uso "convierte a las abuelas en muchachas". El director de la reserva recuerda que ya Cleopatra, la última reina del Antiguo Egipto, se bañaba en leche de burra para mantener joven su piel, al tiempo que asegura que "es un milagro de la naturaleza, un producto increíble, algo precioso".

De hecho, es bastante similar a la humana, por su composición y por el sabor, y se puede consumir sin hervir, ya que no contiene bacterias. Además, esta leche tiene 60 veces más vitamina C que la de vaca, es rica en vitaminas B, D12 y E, en minerales y en proteínas. La lista de propiedades es larga: refuerza la inmunidad, revitaliza el organismo y es un remedio para la bronquitis y para el asma infantil, concluye Simic.